Seguidores

martes, 1 de febrero de 2011

UN SUSPIRO, AINARA

¡Uuuyyy, voy retrasadaaa!, ¡chau mami!, dos besos en la mejilla y salgo corriendo ella se ríe, ¿taxi?, ni hablar, pero ya es tarde, la ruta de la movilidad que debo tomar dista de casa cuatro cuadras, dejo dos atrás y a la tercera es todo un terreno baldio llegan a mis oidos los quedos gemidos de alguien con dificultades para respirar como suele suceder en lugares así, algunas personas tiran basura nuevamente escucho el gemido, y comienzo a hurgar con los ojos, veo la basura me acerco, y allí junto al montón está una bola pequeña de pelos 
distingo las patitas, las orejas, su cabeza, es un perrito, pero tiene algo en el cuello es un cable que se cierra en un nudo alrededor de su garganta mi alma se quiebra, la sujeto y la libero, hecha un mar de lágrimas, corro a casa con el bulto en brazos, mi madre se impresiona, me consuela, no dejo de llorar...
*  *  *
¿Cómo se va a llamar?, primero veamos que es ¡es perrita!, ¡uhmmm!, ¡uhmm!, mentalmente reviso la lista de nombres para gatos que tengo, nada apropiado después de muchas vueltas vino a mi mente la marca de un perfume nuevo que estaban promocionando mucho, ¡AINARA!, digo, mi madre se ríe, ¡Ainara, Ainara!, grita y la bautizada nos mira meneando la cola.
¡Esa bandida es una contestona!, ¿?.  Si, afirma con vehemencia mi madre, ¿qué hizo?, pregunto, no se le puede reñir porque ahí mismo te contesta, ¿será cierto?.
Una mañana me levanto temprano, como de costumbre y encuentro hoyos por todo lado también ropa vieja que mi madre suele poner en la cama de los perritos, ¿y quién hizo esto?, de la nada se materializan Ainara y Lucas, ¿fuiste tu?, por detrás mio mi madre señala, ¡fue ella, siempre lo hace!, fingiendo cólera me dispongo a reñirla, ¡pero Ain... ! ¡guau, guau, guauu!, ¡callate que...! ¡guau, guau, guauuu!
Mi madre está riendo a carcajadas, ¿ya ves?, te tije que era una contestona.
Esta perrita parecía de raza chiquita, ¡no quiero crías!, dice mi madre un poco molesta.
Es su primera "alunada" (celo), y hay problemas, bebe agua y se va poniendo gordita, la veterinaria vino a verla y después de la inspección me dice que hay problemas de retención de líquidos ¿qué hacemos?, le pone una serie de inyecciones por tres días y esperamos, ella no pierde el ánimo ni deja de comer ni de intentar transplantar los frutales y cada vez que intentabamos reñirla ¡guau, guauuuu!.
Los pobres gatos son su blanco favorito, leo por ahí que los ajos son buenos diuréticos así que agrego algunos a su dieta, y como por obra de magia su vientre se va aligerando preñada no estaba, solo agua. 
La veterinaria se sorprende y le acaricia la cabeza. 
Han transcurrido casi cuatro años, es toda una perrota y no ha vuelto a "alunarse", es hiperactiva y es la causa de serios dolores de cabeza, ahora la llamamos "Ainarosa la odiosa", aun así deposito un beso en su nariz, ¡portate bien Aini!, ella mueve la cola y se para en su patas traseras.
Luna llena, por lo general la "cara blanca" alborota hormonas y después de tanto tiempo las de Ainara dan señales de vida, ¡uhm!.
Ive se perdió, Ive regresó estoy tan contenta que no vi nada mas...
Ainara no quiere comer, solo bebe agua, esta vez la doctora me dice que tiene problemas de infección a causa del celo, nueva dosis de inyecciones y ella me mira parece entender
¿te duele?.  Si no reacciona favorablemente habrá que intervenirla, me dice.
Tres días para verla correr nuevamente, abrir hoyos, apabullarme con los consabidos: "guau, guauuu"
tres días y la llevo de emergencia a la clínica veterinaria, una hora y soy un mar de lágrimas.
*  *  *
Amigas, lamento si las puse tristes, mis días se han vuelto grises, ya pasará al fin de cuentas nadie sale vivo de este mundo, ya debería estar acostubrada desde niña viví rodeada de gatos, perros, conejos, palomas, nadie sobrevive...
Más no quería dejarlo pasar, se lo debía a ella a mi "traviesa" y a los tantos otros que me acompañaron a lo largo de años que suman mi vida, sepan que los recuerdo y los amo, si un daño les causé ¡perdónenme!
Y a ustedes que tanta paciencia me tienen, llenen sus pulmones de aire y celebren ¡LA VIDA!, después de todo no se volverá a repetir...

6 comentarios:

Romi-damelalata- dijo...

ay nena!
qué tristeza.
un achuchón (abrazo)?? ¿si?
pues ahí va, junto con un besote, y todo mi cariño.

Luzdelunna dijo...

Un abrazo enorme cielo
besitos

Diosaoasis dijo...

Son unos preciosos amigos que nadie puede olvidar nada, ni sus juguetes, ni su colchita, ni su alimento preferido, ni sus ladridos, me encanta los animalitos son super bellos un cariño y abrazo por ser amante de los animales.

Dos Lunas dijo...

Ay amiga!!cuánta tristeza...a veces pienso que sería mejor no tener ninguno para no sufrir la partida, pero quién nos movería la cola, o nos ronronearía cuando estamos un poco bajón??como vos decís:ES LA VIDA!un beso...

Diosaoasis dijo...

Tienes un regalito en mi blog de tejidos.

Saludines.

Doris Estela dijo...

Huy..que historias.
Yo te comprendo y mucho!, tengo 53 anos, y desde que recuerdo, he recogido perros que otros Desechan, porque es así..los DESECHAN!
Ahora tengo 2 perritas que son mis compania, y mis amigas.
te mando un beso

DORIS
http://eldiariodelasmanualidades.blogspot.com